Haciendo el ejercicio de equilibrio lateral con pullboy me vuelco ¿Cómo puedo evitarlo?

Nadar con pullboy pone en estrés tu técnica de nado, ya que elimina el apoyo de las piernas, sin el cual muchos nadadores están perdidos.

Por cierto ¿sabéis de donde viene esta palabra? Del inglés, «pool buoy», traducido «boya de piscina», como veis se trata de un anglicismo en el que se han cogido los fonemas del inglés y se les ha puesto grafías del castellano.

Es cierto, que muchos nadadores con un estilo de natación de tracción continua con una batido incesante, basan su nado en el apoyo de sus piernas, pero el trabajo de «solo brazos» con pullboy también les puede beneficiar por el trabajo extra de brazos realizado. Este tipo de nadadores suele estresarse mucho con el pullboy, van nadando con las caderas planas sin girarlas porque si las giran pierden totalmente el equilibrio.

El nadador que intente aprender la técnica de deslizamiento se beneficiará enormemente con este tipo de trabajo, ya que al deslizar debemos para las piernas y es entonces cuando nuestro equilibrio entrará en juego, para poder aguantar más tiempo deslizando de lado.

El ejercicio de equilibrio

Este ejercicio se realiza con pullboy y una goma en las piernas, rodeando los tobillos, para asegurarte de que no te ayudas nada con las piernas y para relajar éstas y ayudarte a sujetar el pullboy. Para aprender a colocarse y usar el pullboy recomiendo ir a este artículo que contiene muchas ilustraciones.

En muchos nadadores, solo el nadar así, ya les pone en suficientes dificultades como para trabajar su equilibrio, estos son los tipicos nadadores que desalinean las piernas cuando van con el pullboy o van planos y pierden mucha velocidad.

Para un nadador más avanzado, hemos diseñado otros ejercicios que le harán maximizar su rendimiento: por ejemplo, nadar parando de lado cada ciertas brazadas con pullboy; la parada debe ser en posición de deslizamiento, un brazo delante y otro atrás, tronco y caderas de lado, cabeza dentro del agua mirando al fondo.

1- Este ejercicio puedes realizarlo parando cada ciertas brazadas, primero cada 5, luego 3, 2 y al final parando cada brazada

2- Alarga la parada cada vez más tiempo, colocándote en posición cuesta abajo- la cabeza por debajo de las piernas- así podrás deslizar más al cumplir el primer principio del OET Method.

3- Si ves que te desequilibras y te vuelcas acorta un poco el giro y ve practicando el equilibro y buscando tu punto de giro.

4- Mejor practicarlo sin tuba, para poder meter la cabeza bien a dentro sin que nos entre agua por el tubo y el hecho de levantar la cabeza de vez en cuando hace que se te haga más ameno, porque en este ejercicio debes estar mucho tiempo mirando el fondo de la piscina

5- Se trata de un ejercicio de sensibilidad, concéntrate en sentir tu cuerpo, en como está colocado y como interacciona con el agua.

Podrías aprovechar para hacer trabajo de apnea, aguantando la posición de deslizamiento cuesta abajo más tiempo, en este ejercicio cuanto más aguantes la posición sin moverte mejor, si puedes aguantar la respiración hasta que estés parado mejor. Es más difícil deslizar a baja velocidad que a alta velocidad, es decir, al principio de la parada es más fácil mantener el equilibrio que al final cuando ya has perdido mucha velocidad de desplazamiento, debido a que el agua te va frenando poco a poco y no estamos propulsando ni con las manos ni con los pies.

Si no tienes suficiente equilibrio no puedes evitar volcarte de vez en cuando, es parte del proceso de aprendizaje, ¡ánimo! El truco está en practicar mucho

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies    Más información
Privacidad