No se cómo tengo que respirar porque me ahogo ¿cómo debo hacerlo?

 

Esta es una de las preguntas de los que se inician en la natación. Lo primero que debemos tener claro es que no podemos respirar cuando nosotros queramos, sino cuando podamos, al nadar en ocasiones tenemos la cabeza dentro del agua lo que nos impide la respiración y tenemos que esperar a que nuestra posición nos favorezca girar la cabeza para respirar, fijaros que he escrito girar no sacar, ya que la boca hay que sacarla girando la cabeza para no sacarla fuera del agua.

La forma de respirar es muy diferente a la de los deportes terrestres, en la que se aconseja inspirar y espirar por la nariz, las fosas nasales cumplen la función de humedecer el aire y filtrarlo de impurezas, solo en actividades extenuantes se aconseja respirar por la boca.

En natación se inspira por la boca y se espira por la nariz:

 

  1. El aire se cogerá por la boca porque es lo más rápido, ya que tenemos un tiempo limitado para respirar para no desvirtuar la técnica de natación y también porque al respirar por la boca controlas mejor que el agua no entre mientras inspiramos, si lo haces por la nariz es muy probable que te entre agua porque las fosas nasales tienes menos diámetro que la boca y se colapsara enseguida de agua impidiendo la entrada de aire.
  2. El aire se soltará por la nariz porque así evitamos la entrada de agua, muchas veces succionamos sin querer, al estar soltando aire lo evitamos, también de esta forma favorecemos una mejor expulsión del CO2 porque al tardar más tiempo en salir por la nariz (que tienes más recorrido que por la boca) da tiempo al intercambio de O2 por CO2 en el alveolo.

El ritmo de respiración será, inspirar rápido en 1 o 2 segundos y espirar lentamente en 3 o 4 segundos.

Dicho esto, en nuestra experiencia hemos comprobado que hay alumnos que no adaptan a soltar el aire por la nariz y deciden soltarlo también por la boca evitando que les entre agua por la nariz, incluso algunos optan por ponerse una pinza en la nariz para cerrarla y evitar que les entre agua, con lo que solo pueden respirar por la boca. Esto no es lo más aconsejable a largo plazo, pero muchas veces es lo más efectivo si sientes que te cuesta demasiado esfuerzo adaptarse a soltar el aire por la boca.

pinza

Pinza y tuba utilizados para evitar respirar por la nariz

Si sientes que te falta aire puede ser porque no sueltes suficiente aire,  para que luego los pulmones tengan capacidad para coger aire y para expulsar suficiente anhídrido  carbónico (CO2) y que no se acumule en los pulmones lo que desencadenaría el reflejo de la necesidad de respirar. También puede ser porque no cojas suficiente aire de una solo bocanada por lo que te faltará Oxígeno. O puede ser una combinación de los 2 factores.

Tened paciencia, si no aprendiste a respirar de niño, se tardan varias sesiones en empezar a sentirse cómodo en el agua.

¿Cómo hago para que no me entre agua por la boca?

 

Incluso a los nadadores les suele entrar agua por la boca de vez en cuando y atragantarse ligeramente, es algo a lo que estamos expuestos al nadar, sin embargo, no es normal que pase casi cada vez que vas a respirar, como dice nuestra entrenadora Laura: ” hay que aprender a cerrar agujeros”.

No es cerrar los agujeros de la boca y la nariz de forma literal, es aprender a respirar con agua de por medio, solo dejando pasar el aire.

Media boca dentro de agua y media fuera

 

Un nadador respira con media boca dentro de agua y media fuera, esto solo pueden hacerlo los alumnos avanzados, los principiantes deben sacar toda la boca para evitar que entre agua, por lo que en crol deben girar más de lo normal la cabeza. Esto siempre es preferible a respirar levantando la cabeza por delante, lo cual te arruina tu posición corporal, levantar la cabeza hace que tus piernas se hundan y no puedas adoptar la posición horizontal ideal.

Esto es fácil decirlo pero es más difícil hacerlo, así lo constatamos en nuestras clases con los alumnos principiantes. Para conseguirlo debes aprender a succionar aire de forma diferente cuando hay agua de por medio(nadando) que fuera del agua al correr por ejemplo. En el agua no debes usar casi los músculos inspiratorios que abren las costillas o elevan el pecho, es más dejar que el aire entre solo, los pulmones tienen la capacidad de llenarse de aire si antes has creado una presión negativa dentro de ellos espirando el aire, si sueltas poco aire luego tendrás que hacer fuerza para abrir la caja torácica y que esta tire de tus pulmones para abrirlos.

Como hemos dicho, no es fácil, pero con la práctica se consigue, damos fe de ello, a partir de unas 8 sesiones de técnica se reducen muchísimo las posibilidades que tenemos de que nos entre agua.

Si quieres aprender a nadar, puedes apuntarte a nuestras clases de Natación en Madrid, en www.entrenamientomadrid.com.

Un saludo, Carlos Martín Caro