Finalizada la cita olímpica, y con las imágenes aún en las retinas, es muy posible que muchos quieran emular a sus deportistas de referencia y realizar las transiciones tan rápidas como ellos. Todo es cuestión de práctica, y en esta entrada queremos compartir algunas ideas para mejorar la primera transición: el final del segmento de natación y el inicio del segmento de ciclismo.

Consejos para mejorar tu 1ª transición

Seguro que a muchos les gustaría saltar y subirse en marcha en la bicicleta. Este momento es uno de los más llamativos tanto para espectadores como para realizadores de televisión. Pero para aprenderlo y hacerlo con seguridad, podemos hacer alguno de  los siguientes ejercicios:transiciones

  • Dirigir la bicicleta en línea recta: utilizando distancias de diferente longitud debemos conseguir llevar la bicicleta en línea recta mientras las empujamos sujetando el sillín. Para conseguir ir en línea recta, levanta la cabeza y busca un punto en el horizonte unos metros más allá de tu posición. Es posible que en los primeros intentos el manillar se pueda mover un poco. Aprender a rectificar, moviendo la bici desde el sillín, es otro aspecto a desarrollar con este ejercicio. Es un interesante ejercicio para realizar tanto con adultos como con niños en forma de relevos: la velocidad utilizada durante el desplazamiento añadirá un extra de dificultad.
  • Aprender a subir/bajar en marcha sobre la bicicleta. Lo mejor para aprender esta habilidad es recurrir a otro deporte en el que la bicicleta también es el protagonista: el ciclo-cross. En esta modalidad, subirse y bajarse de la bici rápidamente es clave, por ello en los siguientes vídeos podemos coger ideas para aprender la técnica correcta

 

 

Para dominar este ejercicio sería interesante trabajar tanto el lado dominante, como el no dominante.

 

  • Aprender a pedalear sobre las zapatillas y meter el pie dentro. Para aprender este ejercicio es recomendable realizarlo sobre un rodillo fijo. En un primer momento podemos dedicar un tiempo a pedalear apoyándonos sobre las zapatillas. Una vez dominado, podemos pasar a aprender el pie dentro de la zapatilla intentando hacerlo en el menor tiempo posible. Posteriormente, podemos hacer series alternado pedalear descalzos, pedalear con el pie dentro.

Finalmente, y una vez superado el aprendizaje de los anteriores ejercicios, sólo toca integrarlo en un único ejercicio. Para concluir, recomendamos hacer estos ejercicios bajo supervisión y en zonas seguras (parques o similares).