Foto tomada en las nuevas oficinas de CBRE Madrid

Fotos tomadas en las nuevas oficinas de CBRE Madrid

Empezamos este post formulando una pregunta a los CEO y responsables de los departamentos de Recursos Humanos (RRHH) de las empresas: ¿Quiere conocer como aumentar la productividad laboral y reducir los costes laborales al mismo tiempo? Si quieren conocer la respuesta, sigan leyendo este post.

En muchos trabajos, las características del puesto de trabajo obliga a pasar muchas horas sentados, en posiciones que están acortando los músculos , dificultando la circulación sanguínea, y adoptando posiciones corporales cuando menos insanas: sentados incorrectamente delante de ordenadores, etc.

No es de extrañar en este contexto, que tarde o temprano, aparezcan problemas en la salud del trabajador, que limitan el nivel de competencia y productividad laboral. El problema es mayor cuando consecuencia de ello hay que coger una baja laboral.

Otros trabajos implican la movilización de cargas pesadas, las cuales, en ocasiones, no se manipulan correctamente bien porque no se conocen los principios de ergonomía laboral, bien porque los debilitados músculos no permiten movilizar adecuadamente la carga.

Foto tomada en las nuevas oficinas de CBRE MadridEn ambas situaciones, las soluciones pasan por la prevención de lesiones y que mejor manera que desde la actividad física y el deporte. Resulta paradójico que se conozcan los efectos beneficiosos de la actividad física sobre la salud de las personas, y que no se pongan en práctica en los contextos laborales no sólo para prevenir lesiones sino también reducir los costos laborales (bajas médicas), a la vez que mantener e incluso mejorar la productividad laboral.

Existen muchas soluciones y propuestas en el ámbito de la actividad física y del deporte. Pero primero hay que conocer  los problemas y la causa de los mismos para buscar la alternativa más segura y efectiva para las personas, para los empleados. Un ejemplo de ello puede ser el entrenamiento funcional, una serie de ejercicios que están orientados a mejorar las actividades relacionadas con la vida cotidiana.

Invertir en la salud física de los trabajadores es una buena inversión para las empresas. No todo tiene que estar relacionado con mejoras económicas basadas en la productividad. También se pueden gratificar con programas de salud o de entrenamiento personal. Si bien, un aumento en la retribución salarial y el pago de programas de salud o entrenamiento serían mejores porque aumentarían el valor de la empresa, mejoraría su marca y sería un ejemplo de Responsabilidad Social Corporativa.

Foto tomada en las nuevas oficinas de CBRE MadridPero para logar esas mejoras también hay que considerar un factor importante: el profesional que dirija la actividad física o deportiva. En el mundo del entrenamiento personal no todo el mundo tiene la misma formación y experiencia. Recientemente, el diario El Mundo señalaba que el 40% de los preparadores físicos no tiene ninguna formación específica (25/02/2016).

La actividad física y el deporte no sólo sirve para cohesionar equipos de trabajo, también tienen otras importantes aportaciones para su empresa. Si quiere una empresa saludable y productiva, empiecen por invertir en la salud de sus trabajadores, que debe ser el principal activo de las empresas. Contacte con nosotros y le ofreceremos una solución a medida.

 

David Estébanez

OET Coach