Los primeros auxilios son una asignatura pendiente de muchos deportistas.  Ya sea entrenando o en competición, tarde o temprano podemos tener una situación  en la que unos conocimientos de primeros auxilios sea más que necesaria. La formación en esta área es bastante extensa y muy útil para emplear en diversos contextos, no solo en el ámbito deportivo sino también en el personal, laboral, etc.

Con la llegada de las vacaciones muchas personas se trasladan a otras zonas a descansar y entrenar, por ello, en este post queremos dar una serie de indicaciones para saber actuar correctamente en tres situaciones que se podrían dar y que guarda relación con los primeros auxilios:

 

Golpe de calor o shock térmico

Es una situación grave que puede acabar provocando una disfunción multiorgánica (por un aumento en la temperatura corporal haciendo fallar los mecanismos que regulas la temperatura interna) y provocar una severa deshidratación.

Según Morales Acedo et al. (2005) suele aparecer entre las 24-48 primeras horas de la aparición de una ola de calor, cuando el cuerpo no ha puesto en marcha del todo sus mecanismos de aclimatación. La situación puede presentarse más fácilmente cuando la temperatura externa es de 30ºC y la humedad ambiental es mayor del 60%.

¿Cómo reconocer los síntomas de un golpe de calor?

  • Sensación de debilidad
  • Dolor de cabeza
  • Aumento de la frecuencia cardíaca (palpitaciones)
  • Escasa producción de orina
  • Ausencia de sudor
  • Hiperventilación
  • Temperatura corporal elevada (≥40ºC)

Si se presentan estos síntomas hay que ir a un centro médico lo antes posible para evitar los efectos negativos del golpe de calor. Hasta que la ayuda llegue, podemos:

  • Reducir la temperatura corporal de la persona colocándolo en una zona de sombra, aplicando compresas de agua fría (en axilas, ingles y cuello). También es posible cubrir a la persona con sábanas o toallas  humedecidas previamente.
  • Evitar que el enfriamiento se haga de manera brusca y se debe suspender cuando la temperatura alcance los 39ºC.
  • Controlar el estado de la vía aérea

 

¿Qué medidas de prevención puedo tomar?

  • Consultar la información meteorológica de la zona en la que nos encontremos. Esto es muy fácil de hacer con App de móviles o similares.
  • No realizar ejercicio físico en las horas con temperaturas más elevadas.
  • Mantenerse hidratado y controlar el color de la orina.
  • Selecciona correctamente de la ropa: colores claros, tejidos transpirables, etc.

 

Muchos de los destinos elegidos para pasar las vacaciones son zonas costeras, y en ellas nos podemos encontrar que la fauna de la zona puede ocasionarnos alguna que otra situación incómoda. Por tal motivo, los otros dos aspectos que vamos a tratar son las picaduras de medusas y las picaduras de pez escorpión.

 

Picaduras de medusas

Las medusas suelen estar presentes en muchas partes de nuestras costas y en bastante fácil que entremos en contacto con alguna de ellas durante los entrenamientos de aguas abiertas. No todas las medusas tiene el mismo potencial para causar daños, las especies más peligrosas son: Melena de león (Cyanea capillata), Fisalia o carabela portuguesa (Physalia physalis en el Atlántico y Physalia urticulus en el Pacífico), Ortiga de mar (Chyrsaora quinqecirrha), y la Cubomedusa (Cubozoa).

 

No todas están presentes en nuestras costas, pero como tu destino de vacaciones pueden ser otros, las incluimos a todas ellas. Es muy recomendable visitar el siguiente enlace para saber identificar los síntomas de la picadura asociados a cada una de las especies señaladas anteriormente: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/002845.htm

Síntomas de la picadura de medusa

  • Dolor
  • Ardor o quemazón
  • Inflamación y enrojecimiento
  • En algunos casos concretos se puede pr
    oducir shock anafiláctico ( en estos casos acudir a centro médico).

 medusas

¿Cómo actuar?

  • Limpiar la zona y eliminar restos (si los hubiera) con agua salada. Si no disponemos de agua salda (algo raro si estamos en la playa) podemos utilizar suero fisiológico (algo que debería estar muy presente en la mochila) o crear una solución salina mezclando agua y sal. El agua dulce puede activar el tóxico.
  • Si quedan restos de algún tentáculo, retirarlos utilizando unas pinzas o similares, nunca contactar directamente (unos guantes de látex también debería ser parte de tu material de entrenamiento), ni tratar de retirarlo frotando con arena (parce obvio, pero no siempre lo obvio es lo que se hace).
  • Una vez limpia la zona es posible aplicar cremas con hidrocortisona al 1% (consulta en tu farmacia de referencia, y métela en tu mochila de entrenamiento) y tapar para facilitar la curación y evitar su exposición al sol.

 

Medidas prevención

  • Consultar con los socorristas o pescadores de la zona, para saber que especies hay por la zona.
  • En algunos casos, podremos reducir las zonas de contacto si llevamos un neopreno fino, pero en el caso contrario, las posibilidades de ser picados aumentan notablemente.

 

Picaduras pez escorpión

Este pequeño pez pude recibir otro nombre según la zona donde residas, y por ello  también es común los nombres de salvareo, salvarios, pez piedra… Suele permanecer semienterrado en la arena a escasa profundidad, y en charcos cuando la marea está baja.  Cuando caminas en los primeros metros para entrar en el agua, cuando el agua está un poco por encima de los tobillos, puedes tropezarte con las púas venenosas que tiene en su parte superior.

 pez escorpion

Síntomas de la picadura de

  • Dolor
  • Hinchazón
  • Cambio de color en la zona afectada: es fácil observar una zona de color blanco que rodea a la picadura.
  • En casos más graves: afectación vías respiratorias, dolor abdominal, náuseas…

¿Cómo actuar?

  • Limpiar la zona con suero fisiológico (insisto que debes tenerlo en la mochila de entrenamiento) para ver si quedan restos de púas.
  • Sumergir en agua caliente el área afectada (43-46 grados) hasta sentir que el dolor remite. El calor inactiva el veneno. No calentar en exceso el agua porque pueden ocasionar quemaduras en la piel.
  • Se pueden aplicar también compresas calientes.
  • Si el dolor no remite, acudir a centro médico
  • En algunos lugares, se practica una pequeña incisión con una lanceta para extraer el veneno, pero obviamente esto es más doloroso que sumergir la zona en agua caliente, pero en algunos casos es la única opción disponible.

 

Medidas prevención

  • Al estar enterrados en baja profundidad es muy difícil saber dónde se ocultan. Si acaso se puede ir arrastrando los pies para que la vibración producida al caminar haga salir del su escondite. Una vez que el agua nos llega por la cintura podemos empezar a nadar con más tranquilidad.

 

Haz que tu práctica deportiva este verano sea segura

 

Fuentes:

Morales Acedo, M., Nogués Herrero, M., Borrás Cervera, A., & García Arjona, Á. (2005). Golpe de calor. A propósito de un caso. SEMERGEN – Medicina De Familia, 31(4), 183-186. http://dx.doi.org/10.1016/s1138-3593(05)72909-9

http://www.dmedicina.com/enfermedades/enfermedades-vasculares-y-del-corazon/golpe-de-calor.html

http://www.fmc.es/es/golpe-calor/articulo/90455666/#.V5CF4KKgQsI

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/002845.htm

 

David Estébanez

OET Coach