Con el cambio de año, muchos  aprovechan el parón de las fiestas para hacer balance de la temporada y piensan en sus futuros retos u objetivos deportivos. Otros, después de los excesos cometidos, se plantearán como propósito navideño comenzar a cuidarse y hacer ejercicio físico. Tanto si estás pensando  en  ese nuevo triatlón, Maratón, Trail… o simplemente empezar a cuidarte,  a todos ellos les decimos que invertir en ejercicio físico es una inversión segura: estaréis haciendo algo más que deporte, estaréis invirtiendo en vuestra salud.

¿Necesitas más argumentos? Pues vamos a ello:

  • En un reciente trabajo del profesor  Lieberman (2015), paleoantropólogo de la universidad de Harvard, pone de relieve la paradoja de la falta de ejercicio físico a pesar de las evidencias de los beneficios de la actividad física, y que evolutivamente estamos preparados para una práctica  regular de ejercicio físico. Para este autor, ejercicio físico tiene la categoría de medicina, por ello decíamos que el ejercicio físico es una buena inversión.

 

  • El ejercicio físico también es eficaz para combatir al menos 26 enfermedades crónicas (Pedersen y Saltin, 2015): enfermedades psiquiátricas, neurológicas, metabólicas, cardiovasculares, pulmonares,  trastornos musculo-esqueléticos, etc.  Puede que no tengas alguno de los problemas señalados, pero como sigas parado… Así pues, los que sois activos, la inversión está asegurada, y esperamos que los sedentarios cambien de opinión.

 

  • El trabajo de Vidoni et al. (2015) también nos ofrece una información interesante: existe relación entre la actividad física y la capacidad cognitiva. En su trabajo se compararon a varios grupos que hicieron diferentes cantidades de ejercicio físico por semana (75-150-225 minutos por semana) y se consideraron variables cognitivas (atención, retención, razonamiento…) y variables fisiológicas (consumo máximo de oxígeno). Una de las conclusiones obtenidas fue que la capacidad cardiorrespiratoria (VO2 máx.) era uno de los mejores predictores de las mejoras cognitivas. ¿Cómo puedes mejorar el VO2 máx.? Con ejercicio físico.

 

 

Parece que todos son ventajas, y que entrenar puede ser una buena opción para mejorar nuestra calidad de vida y evitar problemas de salud crónicos.  Pero para que el ejercicio sea efectivo es necesario que se haga bajo la adecuada supervisión. Queremos compartir una imagen que destaca la diferencia de entrenar con y sin entrenadores cualificados: los datos hablan por sí solos. Destacamos que no se estudió la variable lesiones, pero hubiera sido muy interesante haberla incluido.

Con entrenador, mejor.

Fuente: Storer et al. (2013). Effect of supervised, periodized exercise training versus self-directed training on Lean body mass and other fitness variables in health club members.

 

Para terminar, queremos compartir algunos consejos para estas fechas navideñas:

  • Vigila la ingesta, las calorías de más se convertirán en peso extra. Subir de peso es fácil, pero bajar es más complicado ( se necesitan quemar aproximadamente 7700 calorías para bajar un kilogramo de grasa corporal). Haz comidas ligeras el día antes de “los atracones” para evitar sumar más calorías.
  • Mantén el ritmo de entrenamiento, no sólo haciendo volumen, incluye también entrenamiento de calidad haciendo series. Si eres sedentario y te propones adelantarte a tus propósitos navideños, sal a hacer ejercicio, aunque sea andando.

El equipo de OET está a vuestra disposición y aprovechamos para felicitaros las fiestas.

David Estébanez

OET Coach

Bibliografía

Lieberman, D. E. (2015). Is exercise really medicine? An evolutionary perspective. Current Sports Medicine Reports, Vol. 14 (4): pp.313-319. Disponible en: http://journals.lww.com/acsm-csmr/Abstract/2015/07000/Is_Exercise_Really_Medicine__An_Evolutionary.13.aspx

Pedersen, B. K. and Saltin, B. (2015). Exercise as medicine- evidence for prescribing exercise as therapy in 26 different chronic diseases DOI: 10.1111/sms.12581. Disponible en: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/sms.12581/abstract

Storer, T. W., Dolezal, B.A., Berenc, M. N., Timmins, J. E. and Cooper, C. B. (2014). Effect of supervised, periodized exercise training versus self-directed training on Lean body mass and other fitness variables in health club members. J Strength Cond Res. 2014 Jul;28(7):1995-2006. doi: 10.1519/JSC.0000000000000331.

Vidoni, E. D., Johson, D. K., Morris, J. K., Van Sciver, A., Greer, C. S., Bilinger, S. A., Donnely, J. E. and Burns, J. M. (2015). Dose-Response of aerobic exercise on cognition: a community-based, pilot randomized controlled trial. DOI: 10.1371/journal.pone.0131647. Disponible en: http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0131647